PIMIENTOS ASADOS

 

Creo que el aroma que desprende el horno mientras estás asando unos pimientos sea uno de los olores que más me gusta en el mundo...
¿A qué a más de uno os sucede lo mismo?.


 

Para los que nunca los hayáis preparado (que seréis muy poquitos) os dejo la forma de conseguir un delicioso aperitivo o acompañamiento que os dará muchos momentos de placer gastronómico.

INGREDIENTES

·Pimientos para asar (elegiremos unos que sean grandotes y pesen mucho)
·Aceite de oliva virgen extra
·Sal
·Ajo 
·Azúcar


Muy sencillo, lo primero que debemos hacer es precalentar el horno a 180º, lavamos los pimientos y sin secarlos los colocamos en una bandeja de horno. 
Yo los pongo un chorrito de aceite por encima y sal.

Dejamos que se cocinen durante unos 35 ó 40 minutos (el tiempo dependerá del tamaño y de vuestro horno), dándoles la vuelta a mitad de cocción.

Sacamos y cubrimos con un trapo o papel de aluminio (esto ayudará a que la piel se desprenda) y dejamos que templen para poder pelarlos y despepitarlos con facilidad.

Una vez los hemos limpiado, los partimos en tiras y reservamos. No tiréis la salsita que queda porque la necesitaremos.

En una sartén con aceite de oliva salteamos ajo laminado (poner bastante, queda delicioso), antes de que se dore, incorporamos el pimiento en tiras junto con su salsa y añadimos una pizca de sal y la misma cantidad de azúcar.
Movemos cuidadosamente y dejamos que se cocine unos minutos hasta que espese la salsa.

Retiramos y dejamos posar, una vez ha templado os recomiendo ponerlo en un Tupper y mantenerlo en el frigorífico para ir usando a medida que vayamos necesitando...aunque no creo que duren mucho.

Están deliciosos en una tosta con anchoas, perfectos para acompañar carne a la brasa o asados, en ensaladas, vamos están ricos con casi todo...

 

¡ESPERO QUE OS GUSTEN!