SOLOMILLO DE BACALAO A LA VIZCAÍNA

 

El bacalao durante siglos fue un alimento obligado para todos en vigilia,  para pobres o para aquellos que vivían muy alejados de las zonas costeras.
La popularidad que goza de un tiempo para acá como alimento "gourmet", delicado y delicioso no fue siempre así.


 

He usado "solomillo de bacalao jumbo", lo puedes encontrar congenado desalado en un punto perfecto de sal lo que lo hace sumamente cómodo. Seguí unos sencillos unos sencillos pasos para descongelarlo y quedo perfecto.

Lo metí en un Tupper con agua y lo tapé, lo coloqué en la parte baja de la nevera, a las 12 horas le cambié el agua y lo volví a llevar a la nevera unas 12 horas más y ya estaba listo para comenzar con la receta...

INGREDIENTES

·Bacalao
·Cebolla roja y blanca
·Ajo
·Carne de pimientos choriceros (lo podéis comprar en botes listo para usar y resulta muy cómodo)
·Aceite de oliva virgen extra
·Caldo de pescado
·Sal

Lo primero que haremos es sacar el bacalao del agua y secarlo bien con papel de cocina, hecho esto lo ponemos a confitar en una cazuela con abundante aceite y unos cuantos dientes de ajo sin pelar.
Lo haremos a fuego suave durante unos 4 minutos (depende del grosor del bacalao).
Sacamos y reservamos en un plato.

En esa misma cazuela ponemos abundante cebolla y el ajo picaditos, echamos una pizca de sal y pochamos lentamente. Cuando está bien tierno echamos la carne de pimiento choricero (hay que ser generosos), rehogamos un par de minutos y echamos un poquito de caldo de pescado *, lo justo para cubrirlo.
Dejamos cocer a fuego suave durante unos 20 minutos.

Retiramos del fuego, pasamos por el pasa puré (o batidora si no tenéis, aunque no queda igual) y por un chino para conseguir una salsa lo más fina y ligada posible.

Colocamos el bacalao dentro de la salsa, damos un ligero hervor y servimos.


 

ESPERO QUE OS GUSTE.