VIEIRA RELLENA DE BECHAMEL Y GAMBAS

 

Las vieiras rellenas de gambas son perfectas para cualquier ocasión especial, no os eche para atrás el precio porque podéis encontrarlas congeladas fácilmente y a un precio asequible.
Además podéis lavar las conchas una vez habéis terminado de comer y guardarlas para otras ocasiones así la siguiente vez que las preparéis podéis comprar la carne de vieira congelada suelta (viene congelada en bolsa a granel) que es mucho más económica.


 

Es un plato super sencillo de hacer y ya veréis como luce...


INGREDIENTES 

• Mantequilla
• Vieira 
• Aceite de oliva 
• Un puñadito de gambas 
• Perejil fresco 
• Puerro (la parte blanca)
• Pan rallado 
• Ajo 
• Unas hebras de azafrán
• Harina 
• Una pizca de pimienta negra
• Leche 
• Una pizca de sal 


ELABORACIÓN

Partimos la carne de las vieiras y el coral en trozos más pequeños. Si las
gambas son frescas, pelamos y partimos en 2 ó 3 trozos dependiendo
de su tamaño. Por otro lado, limpiamos cuidadosamente el puerro y lo
picamos en brunoise. Reservamos.

Prensamos el ajo y lo ponemos a rehogar en una sartén con un
poquito de aceite de oliva. Cuando comienza a dorarse, añadimos la
vieira troceada y las gambas, cocinamos unos segundos y enseguida
apartamos del fuego.

En otra sartén derretimos un trocito de mantequilla y añadimos el
puerro, salpimentamos y rehogamos unos minutos. Añadimos la harina,
damos unas vueltas para que pierda el sabor a crudo e incorporamos la
leche. Buscamos una bechamel de textura un poco más ligera que la de
las croquetas. Añadimos unas hebras de azafrán y cocinamos a fuego
muy suave durante unos 20 minutos aproximadamente.

Cuando está lista la bechamel es el momento de incorporar las vieiras y gambas que habíamos salteado. Rectificamos el punto de sal.
Rellenamos la concha de vieira con la mezcla y espolvoreamos con un poquito de pan rallado y perejil fresco picado finamente.

En este punto también podéis añadir unos pequeños trocitos de
mantequilla, al fundirse le darán un color y un sabor extraordinarios.

Llevamos al horno y gratinamos unos 12 minutos, temperatura 250 grados aproximadamente.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.